Málaga: Polo Tecnológico y PTA

Su localización aún no está cerrada, pero este periódico ha podido saber que se ha planteado que sea El Rayo Verde, el edificio dedicado a la innovación y el emprendimiento que comparten Málaga TechPark y la Universidad de Málaga en la ampliación del campus de Teatinos.
El director general de la tecnópolis, Felipe Romera, confirma que ha puesto a disposición del Incibe un espacio de unos 300 metros cuadrados en el citado edificio para la instalación de este laboratorio. No obstante, el acuerdo final para que ésta sea la ubicación está todavía por cerrarse. Tampoco se sabe, por ende, la fecha en la que se pondrá en marcha.

5 Me gusta

Ojo. Va a ser el edificio más grande del PTA.

5 Me gusta
2 Me gusta

250 millones y más de 30 metros de altura, madre mía. Espero que no haya ningún revés de papeleo, conociendo como sucede a veces en Málaga…

2 Me gusta

¿Sólo a veces? :sweat_smile:

1 me gusta

Interesante la historia de éxitos del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA):

Habla de extender sedes más allá del propio Parque Tecnológico:

En segundo lugar, es más filosófico, pero al mismo tiempo, está en la esencia del mismo, como es la vertebración del ecosistema de innovación malagueño que sobrepasa los límites del mismo parque, y para ello contamos con dos activos. El primero de ellos y elemento vertebrador de este ecosistema son Málaga TechPark Execs y la fundación InnovaIRV y el segundo son los enclaves del parque. Ahora mismo tenemos tres, la Universidad de Málaga, el puerto y el que tenemos con la Fundación Unicaja en la plaza del obispo, pero tendremos más en la provincia.

Un enclave del parque es un lugar donde se ubican empresas innovadoras y donde alguien lo representa, en este caso las empresas innovadoras del enclave si lo desean puede ser empresas del parque y poder asociarse tanto al club como a la fundación InnovaIRV. Así veo el futuro un espacio físico y además un espacio virtual que ocupa toda la provincia de Málaga, en este espacio virtual se desarrolla la economía promovida por las empresas. Por eso hablar del futuro del parque es lo mismo que hablar del futuro de Málaga.

1 me gusta

Yo creo que Malaga necesita que se creen diferentes “parques” quizas mas pequeños pero en otras ubicaciones. Se supone que en la ampliación de la UMA se iban a crear varios edifios de oficinas no? . A ver si avanza el tema de la ciudad aeroportuaria de alhaurin que eso vertebraria y daria un gran impuesto al area metropolitana.

1 me gusta

Lo que más piden las empresas, especialmente tecnológicas, son oficinas en zonas urbanas consolidadas. Parece que el modelo de los campus empresariales está agotado, o que no debería ser el único.

Densidad actual de oficinas.

3 Me gusta

La ha paralizado el Ministerio de Transportes (¡sorpresa!:joy:)

enserioo?? por que?? madre mia… maldita burocracia

Creo que porque las vías de acceso a la Ciudad Aeroportuaria (la A7 entre otras) están colapsadas y cualquier desarrollo urbanístico las va a colapsar aún más. Jugada maestra de Óscar Puente y compañía: colapso tus carreteras negando la construcción de nuevas vías y de un Cercanías Málaga-Alhaurín-Coín y así tengo la excusa perfecta para denegar cualquier proyecto. Siniestro.

2 Me gusta

Muy interesante. Por más que las administraciones públicas se empeñen en separar a Málaga y Marbella (negando entre otras el tren litoral), ambas ciudades están condenadas a entenderse a nivel empresarial y tecnológico. El PTA va a abrir delegación en la ciudad marbellí.

5 Me gusta

Después de media vida fuera de España, Fernando Domínguez estaba en un momento vital que le pedía volver. Este valenciano voló del nido a los 19 años para irse a estudiar a París; de ahí saltó a México y después, a San Francisco, donde llevaba viviendo los últimos ocho años. «Tanto mi mujer como yo trabajamos en remoto, así que podemos elegir dónde vivir. Una de las razones para venir a Málaga fueron sus conexiones. El vuelo directo a Nueva York para nosotros fue crítico», explica. Otra razón es el «momentum» que vive la ciudad (esta palabra se usa en Latinoamérica como sinónimo de energía, impulso o aceleración). «Hay muchas empresas de tecnología que están viniendo aquí y mucho talento internacional que se está agregando en una ciudad con el tamaño perfecto. Las ciudades para mí son como las personas, o los equipos de fútbol: tienen momentos y energía. Málaga tiene ese ‘momentum’ en el que las cosas pasan. La acumulación de talento que está produciéndose va a dar lugar, seguro, a nuevas empresas y proyectos». Fernando Domínguez lleva menos de un año afincado en Málaga con su familia y se declara «encantado». «Ha marcado una diferencia muy grande para nosotros. Nos han acogido genial y hemos encontrado una comunidad muy buena de gente de fuera que se está viniendo aquí».

(…) Rajnish decidió que su destino sería Málaga sin haber venido antes. «Hice un estudio comparativo sobre todas las ciudades de España para saber cuál era la mejor para nosotros. Como soy friolero, descarté las del Norte. Málaga destacaba por el clima y por las conexiones del aeropuerto. También me interesó el ecosistema emprendedor». Cuatro años después, Rajnish asegura en su perfecto español que no se equivocó en la elección. «Desde el primer momento conecté con otros emprendedores, como Joaquín Cuenca [Freepik]; hemos formado un grupo muy interesante». Plenamente integrado, lo único que le sigue costando es que se aprendan su nombre: «Al final, muchos me llaman Raúl», dice sonriendo.

Mostazo aterrizó en Málaga a principios de 2023 con muchas ganas de conectarse con el ecosistema tecnológico y aportar su granito de arena. Y vaya si lo hace: con su carácter extrovertido, se ha convertido en el dinamizador de la creciente comunidad de expatriados tecnológicos y acude a todas las citas del mundillo emprendedor local donde cree que puede «aportar valor». Él dice que el ambiente «efervescente» de Málaga le recuerda al de Barcelona de hace diez años; ahora hace falta que se vayan «reproduciendo» nuevas generaciones de startups. Cree que Málaga acabará superando a Valencia como ecosistema ‘tech’, pero también señala debilidades: el bajo nivel de inglés de los malagueños, la falta de un lugar físico que haga de ‘hub’ para los emprendedores y aúne alojamiento, mentorización y financiación (como Lanzadera o la Torre Bat de Bilbao) y la desconexión con Marbella, un lugar «con su propio ecosistema ‘tech’, muy interesante» y que podría «sumar mucho con Málaga si ambas fueran de la mano».

Jenni Sammuels, consultora en ‘fractional marketing’: «Muchos profesionales tecnológicos están cambiando las grandes capitales por sitios como Málaga».

Omar Pera: «A raíz de tener a mi hija decidí dejar Meta, tomarme un año sabático y cambiar de ciudad. Teníamos la mudanza preparada a Miami», cuenta. Un flechazo con Freepik (que estaba buscando un perfil capaz de liderar su ambiciosa apuesta por la inteligencia artificial) y con Málaga cambió esos planes. «Vine un miércoles de visita y el viernes ya estaba firmando un piso», asegura. «¿Qué me enamoró? La ciudad en sí, el clima, la gente, el ambiente internacional. Fui a dos o tres eventos en esos días y todo el mundo me abrió los brazos. Y el ecosistema tecnológico me sorprendió mucho. Yo vengo de Nueva York y no me esperaba todo lo vibrante que está siendo la comunidad emprendedora aquí en Málaga».

3 Me gusta

Nueva empresa de ciberseguridad para el PTA de Málaga:

1 me gusta

Con las comunicaciones actuales, imposible.

4 Me gusta

Málaga ya está arando el terreno donde se sembrarán las semillas del futuro IMEC:

2 Me gusta

Una pasada este proyecto, sí señor, y coloca a Málaga en situación de ventaja competitiva.

La incubadora tiene una capacidad de acoger hasta 50 proyectos. De hecho, ya tiene sus primeros habitantes, startups malagueña que usan inteligencia artificial para plantear soluciones en la industria, la salud o el sector de los videojuegos.

Uno de los proyectos que ya están en marcha en esta pionera incubadora es el de mSurgery. Nació en plena pandemia y plantea soluciones para para el sector de la salud. Por un lado, apoyar intervenciones quirúrgicas a distancia y, por otro, para formar a los nuevos profesionales del sector. “La mayor parte del entrenamiento se hace en el quirófano y si introduces 5 personas de forma presencial rompes la dinámica y ya nos sirve para aprender”, comenta Miguel Rasero, cofundador de la iniciativa.

La IAT Metaverso, el nombre que recibe la incubadora, ofrece una serie de servicios como espacios coworking, oficinas, salas de reuniones, aulas formativas, laboratorios tecnológicos y showrooms. Los proyectos reciben apoyo personalizado a través de mentorías y asesoramiento técnico y empresarial. "Cada vez que vengo me sorprendo, es un orgullo ir por Europa y decir “esto es lo que estamos haciendo en nuestro país”, sentencia el director general de la fundación Incyde, Javier Collado.

2 Me gusta