Madrid y el arte del buen comer

No sé si te refieres al bañado de chocolate con rayas blancas de nosémuybienqué :joy:

Pero en la bollería que surtía los recreos de mi cole, que cada uno tenía la suya, vendían los megatriángulos, que los llamábanos los cruceros imperiales :joy::joy::joy:.

Hoy seguro que supondría algún tipo de delito venderlos!

2 Me gusta

This.

“Cruceros imperiales”, jajaja. Nombre muy apropiado. Había que tener una mandíbula flexible como la de una boa para comérselos. Y apuesto a que se podría construir un edificio con ellos sin que se cayera, estaban más secos que la mojama, pero cuando tienes 15 años y lo que quieres es lo más grande que “hayga” en la bollería, es perfecto. Ni me imagino la información nutricional de esos bichos, pero debían ser unas dos mil calorías por 80 pelas, un chollo. Estaban “rellenos” de crema separando los dos pisos de corchopán comestible. Los triángulos de @UrbiEtOrbe eran más finos y venían rellenos de crema de choco. Nada de Nocilla ni finuras de esas, crema de la del Bollycao.

Me habéis alegrado el lunes.

3 Me gusta

Jajaja! Me alegra no ser el único que disfrutó de tanto por tan poco. :grin:

Los de @UrbiEtOrbe , efectivamente, eran la versión light, para cuando no te sentías con mucha hambre :rofl:

No somos los únicos que añoramos la dieta de la EGB:
https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=pfbid0TKQa6bUh4TbzEjvhN6uENPfJZTz12SafyF5Es4aBXJCPHe9y6a4r1FX3R1T356z9l&id=159376764073027&locale=es_ES

1 me gusta

No, si con el this me refería a los megatriángulos. Yo no comía nada light de niño.

50 pesetas costaban en la última época.

1 me gusta

Restaurante Tramo en Madrid
Selgascano

El estudio de arquitectura liderado por José Selgas y Lucía Cano, junto al diseñador Andreu Carulla, ha llevado a cabo la transformación de una antigua nave industrial, de principios de la década de 1950, en un restaurante. La construcción que albergaba un taller mecánico y el bar Garaje Hermético, icono de la noche madrileña, conserva tras la rehabilitación la sencillez y la belleza de la estructura de la cubierta, formada por esbeltas cerchas de hormigón y cables de acero.

Fuente: Restaurante Tramo en Madrid - Selgascano  | Arquitectura Viva



10 Me gusta

A corazón abierto. Así se ha confesado este sábado el cocinero Ferrán Adrià , que ha decidido romper su silencio para aclarar que el hecho de que su proyecto de universidad gastronómica se desarrolle en Madrid y lleve el nombre de la capital en su título es por el reiterado rechazo de Barcelona a albergarlo, pese a los múltiples ofrecimientos del chef.

5 Me gusta

Bueno, es normal.

Estoy seguro que Ferrán hubiera preferido quedarse en Barcelona por mucho y por muchas razones…y de ahí su insistencia llamando puertas. Pero si según él nadie responde o no les interesa…pues irá allí donde su proyecto pueda funcionar y le faciliten las cosas. Uno de los cocineros más reconocidos que ha tenido España (guste más o menos este tipo de cocina y experiencia), además de ser pionero en su campo, no es cualquier cosa.

Y en cuanto a lo del Bernabéu, pues ya sería arriesgarse demasiado porque aparte de ser del Barça, aceptar nada con Florentino sería similar al delito de “alta traición” a su patria. Él bien lo sabe y por eso revela que aunque se ha ido a Madrit con su “Universidad culinaria” (y porque en Barcelona no les interesaba) no se ha ido con el Madrit ya que dio calabazas a Florentino.

Ferrán SÍ tiene lineas rojas:

4 Me gusta

Me gusta mucho cómo ha quedado.

Alguna vez he rehabilitado edificios con ese tipo de cerchas, muy de los años 50, y son bastante chungos, porque los pequeños montantes de hormigón se parten con cierta facilidad.

2 Me gusta

Sin conocer yo mucho el mundillo, es evidente que Madrid está pegando un boom gastronómico espectacular.

Otra vez, si antes los epicentros parecían estar en País Vasco y Cataluña, ahora parece que se desplazan.

Es difícil parametrizarlo, es cierto que queda (lejos están las 54 estrellas michelín de Cataluña frente a nuestras 29, pero ya adelantamos al País Vasco, que hace unos años nos adelantaba con creces y Madrid ciudad tenía más que Barcelona ya en 2022, siendo la ciudad 15 del planeta con más galardones de este tipo).

4 Me gusta

Eso es. Cómo se habrá tenido que ver Adrià, para venirse a Madrid antes que quedarse en Bcn.
Estar en Catalunya era casi un línea roja que ha traspasado. Increíble que hayan dejado irse a un loco enamorado de su tierra.

2 Me gusta