Madrid: Nuevo PGOU

No sé si es posible o si incluso ya existe, pero creo que sería estupendo fijar en las ordenanzas de edificios nuevos (o reformas) dejar un % del patio interior no edificado como suelo permeable.

A veces no entiendo lo mucho que nos encanta pavimentar a los españoles.

Y el absoluto pánico que nos dan los árboles cerca de casa (que entiendo que pueden ser problemáticos… también que las parcelas, tengo la sensación, son mucho menores que en otros países).

También creo que nos hemos acostumbrado a que “lo verde” lo pone lo público.

La ordenación debería crear un marco para que los promotores facilitaran que se desarrollaran zonas verdes particulares decentes.

5 Me gusta

Tengo la sensación de que esto…


image

image

Es muchísimo más habitual que esto…



(Estos tres últimos ejemplos de Madrid también).

Tal vez debería contemplarlo el nuevo PGOU, tanto para barrios nuevos (los pocos que pueda haber…) como en la regeneración de la ciudad ya existente: liberar patios interiores, aunque sea densificando y ganando altura (no de manera anárquica, claro) para conseguir una ciudad más verde, permeada y fresca.

11 Me gusta

13 publicaciones han sido fusionadas a un tema existente: Madrid: Proyectos Soñados y Fantasías Arquitectónicas

Creo que podriais mover a este hilo la discusión:

1 me gusta

Buenos dias. En el Plan General de Ordenación Urbana ¿ Se puede tratar el tema de los cerramientos anárquicos o como la mayoría han prescrito y es un tema privado no hay nada que hace? Un saludo.

Lo triste es que en teoría ya está contemplado legislativamente… Solo que no se hace nada…

4 Me gusta

Aquí lo que dice Ezquiaga en el último número de la revista del COAM.

Él es el único sociólogo y realmente urbanista que se anunció en la mesa de profesionales.

Madrid Frontera

José Maria Ezquiaga

La narrativa ausente
He destacado en diversas ocasiones el contraste entre la naturalidad con que Madrid ha asimilado en las últimas décadas transformaciones muy profundas en las esferas social, económica y especial y la carencia de una narrativa colectivamente compartida de sus logros, conflictos, y aspiraciones, que pudiera servir como elemento de cohesión identitaria para sus ciudadanos y de perfil diferencial frente a otras metrópolis.

[…]

La carencia de una narrativa consciente no significa que la ciudad carezca de una imagen propia […]. En un momento en que las élites madrileñas han abrazado el modelo anglosajón de ciudad jardín suburbana, la afluencia de inversión latina y el turismo han venido a aportar una inesperada activación económica del Centro Histórico y el Ensanche. La gentrificación asociada a los fenómenos de revitalización urbana, bien conocida en casos de Chueca o Lavapiés, suscita la cuestión de las imprescindibles políticas públicas reequilibradoras.

Una nueva forma de pensar el territorio
En las últimas décadas Madrid ha seguido la senda del modelo metropolitano anglosajón: preeminencia del automóvil y creciente tendencia a la suburbanización de baja densidad, primero de las familias y, en segundo momento, de las instituciones y actividades económicas. Además de la banalización y pérdida de identidad del paisaje metropolitano, este modelo de crecimiento ha tenido una consecuencia aun más grave: la expansión incontrolada de la huella urbana.

[…] Madrid capital perdió los Anillos Verdes que desde 1946 diseñaron sensatamente sus planes urbanísticos. Iniciativas como Arco Verde ideado por la Comunidad de Madrid o el Bosque Metropolitano promovido desde el municipio pueden constituir la última oportunidad para crear corredores ambientales entre las ciudades metropolitanas y sus ejes fluviales.

La mejorar de la habitabilidad de la ciudad consolidada implicar abordar simultáneamente las manifestaciones del deterioro urbano en las áreas centrales y en las periferias. […] Será necesario actual desde el reciclaje promoviendo la densificación saludable, la complejidad, mestizaje de usos y el ensayo de tipologías alternativas a las que han conformado las extensas y anodinas periferias residenciales-

2 Me gusta