Museo Nacional del Prado | Madrid

Correcto, pero es sólo un rumor… vendió un tríptico de Bacon hace un par de años por más de 60 millones de euros, quizás parte ha ido a comprar este Caravaggio que coincide en el tiempo su compra con la venta del Bacon. Elena está muy relacionada con el Museo Del Prado y alguna vez ha intuido en ceder parte de su colección al museo…

A mí que el Prado, en su web lo anuncie, me parece de estar ante una muy muy buena noticia.

Quizás es sólo el principio de algo más. La colección Foster metería en el prado a Turner, Constable, Ribera, Warhol… Y en la entrada cabría de sobra su escultura de Richard Serra, y así se cumpliría en parte la visión que el tuvo de ampliación allá por el 2000.

9 Me gusta

:joy::joy:

Vale, ya va saliendo más: el nuevo dueño quiere que esté siempre expuesto, sea en el Prado, o en otra institución pública.

2 Me gusta

La noticia al completo:

El ‘Ecce Homo’ de Caravaggio se vendió por alrededor de 30 millones y estará siempre expuesto

La oferta de compra se cerró después del verano de 2023 a un coleccionista inglés y tanto la Comunidad de Madrid como el Ministerio de Cultura sabían que la voluntad del nuevo propietario era que se exhibiera

De izquierda a derecha, tres imágenes que muestran el proceso de restauración del cuadro.

De izquierda a derecha, tres imágenes que muestran el proceso de restauración del cuadro.

El Ecce Homo de Caravaggio que apareció en una subasta en Madrid en marzo de 2021 estará siempre expuesto al público, bien en el Museo del Prado —donde permanecerá en una instalación individual especial de momento desde el 28 de mayo hasta octubre de 2024— o en otra institución. “El cuadro no va a acabar en casa del comprador. Es muy generoso, no quiere que se centre la atención sobre él. La idea es que esté en colecciones públicas, de momento, en forma de préstamo”, ha explicado Jorge Coll, responsable de la casa Colnaghi (galería de arte antiguo) que se ha encargado de la restauración, atribución y venta de la obra. “Colección pública significa de acceso al público, no solo las estatales”, ha puntualizado el marchante de arte. El precio ha rondado los 30 millones de euros, según han confirmado a este diario varias fuentes. El cuadro, que tuvo varios compradores interesados, fue vendido por sus anteriores dueños, la familia del político liberal Evaristo Pérez de Castro, a un coleccionista y mecenas inglés con una residencia en España que ha pedido permanecer en el anonimato. “Hubo mucho interés por el cuadro, pero no se ha negociado con nadie más”, ha asegurado Coll. La operación se cerró después del verano de 2023.

La venta ha contado con la aprobación de la Comunidad de Madrid, un requisito indispensable, ya que la tela, que llegó a tener un precio de salida de 1.500 euros en la subasta de Ansorena por un error en su atribución, está protegida como Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno regional desde 2021. Ese mismo año, el Ministerio de Cultura lo declaró inexportable. Estas condiciones han limitado el precio de la venta. “Es una entelequia, pero en el mercado internacional puede valer más de 100 millones de euros”, ha asegurado Coll, experto en la compra venta de arte antiguo. Si la mano de Caravaggio ya es un reclamo para el mercado del arte por tratarse del genio del Barroco cuya mayor parte de la obra se considera perdida, se une que este cuadro es lo que se denomina en el sector un durmiente. Es decir, en 2021 apareció en Madrid una obra mal atribuida, que iba a ser vendida a un precio de salida irrisorio, y que en aquel momento no contaba con protección legal, por tanto, era susceptible de ser sacada de España y de ser revendida cuantas veces hiciera falta. El euromillón para quien consiguiera hacerse con el cuadro.

En estos tres años, Coll y sus socios Filippo Benappi (Benappi Fine Art) y Andrea Lullo (Lullo Pampoulides), con los que se repartirá la sustanciosa comisión de la venta, han recibido “mucho interés” por el cuadro. “Como la prioridad indispensable para la familia [Pérez de Castro] es que estuviera expuesto esto determinó la venta”, ha relatado Coll. Solo se ha negociado con el comprador final, ha aclarado Coll. Este coleccionista de arte contemporáneo estuvo de acuerdo en que el destino final del cuadro debía ser la sala de un museo y, en un primer momento, del Prado. “Se tomó la decisión más conservadora basándonos en este interés”, ha recalcado Coll.

En el momento en que se presentó la oferta de compra a la Comunidad de Madrid, tal y como establecen los requisitos de los BIC, tanto el Gobierno regional, como el Ministerio de Cultura y, por tanto, el Museo del Prado, supieron que el Ecce Homo no acabaría en una de las casas del coleccionista, sino colgado en una sala, como ha explicado Coll y han confirmado desde la cartera que lidera Ernest Urtasun. Ninguna de estas dos instituciones ejerció su derecho de compra por el precio de alrededor de 30 millones. “El Estado no puede pagar esa cantidad”, explican fuentes de Cultura que celebran que el cuadro pase nueve meses, por ahora, en el Prado.

El nuevo propietario cede el cuadro al museo madrileño con una modalidad de préstamo temporal con la que el Prado se asegura albergarlo sin haber desembolsado un euro, reafirman fuentes del Museo. Coll no aclara qué sucederá una vez se cumpla el plazo de los nueve meses pactado con la pinacoteca. Se remite a la voluntad del comprador y a los futuros planes de Cultura. Desde el Ministerio aseguran a EL PAÍS que la pieza es de un particular y que, por tanto, será su voluntad la que determina cuál será la siguiente sala en la que se exponga o si permanece más tiempo en el Museo. “No hay una fecha de prescripción”, dijeron fuentes del Prado este lunes a este periódico.

Rafael Mateu, asesor jurídico del comprador y Colnaghi, además de historiador del arte, ha explicado a este periódico que “el nuevo dueño tiene la voluntad de que el cuadro vaya a otros museos de España, de Europa y de otros continentes”.
El abogado ha asegurado que el coleccionista inglés cuenta con “el compromiso hablado” del Ministerio de Cultura para conceder las licencias temporales necesarias para que el cuadro viaje, por ejemplo, el año que viene a Italia para participar en una gran exposición de Caravaggio.

Primera exposición

Las negociaciones entre Colnaghi y el Museo del Prado comenzaron a finales de diciembre de 2023 y se cerraron en enero de 2024, según las fuentes del museo. Durante la negociación, según ha podido confirmar EL PAÍS, el propietario se aseguró de que del 28 de mayo a octubre (no hay un día pactado) el cuadro se expusiera en una sala propia. El contrato de préstamo temporal se ha establecido en nueve meses con la posibilidad de ampliar este plazo. El Ecce Homo podrá visitarse en un espacio contiguo a la sala dedicada a los caravaggistas. El objetivo es que, una vez cumplido este primer plazo que termina en octubre, la pieza se integre en el discurso del museo y cuelgue en el espacio dedicado al pintor y sus coetáneos, aunque a estas alturas del acuerdo aún no está definido durante cuánto tiempo se quedará en el Prado.

Coincidiendo con la exposición del Prado, saldrá a la venta el 28 de mayo el libro que cuenta la historia del descubrimiento, la restauración y atribución de este Ecce Homo firmado por Maria Cristina Terzaghi (historiadora de arte), Keith Christiansen (comisario del Museo Metropolitano de Nueva York), Gianni Papi (historiador del arte) y Giuseppe Porzio (historiador del arte en la Universidad del Arte)los mayores expertos en Caravaggio del mundo, los mismos que desde el primer momento coincidieron —un consenso poco habitual en el mundo del arte— que se trataba de la mano del pintor barroco. “Con el cuadro restaurado los expertos confirmaron su instinto inicial y confirmaron la autoría”, ha explicado Coll.

La restauración, según ha explicado el coleccionista, se realizó en la galería Colnaghi de Madrid con el permiso de la Comunidad de Madrid. El cuadro, que está depositado en este momento en unos almacenes en Coslada, cerca del aeropuerto de la capital, se trasladó hasta la sede del galerista donde un equipo de restauradores liderado por el experto italiano Andrea Cipriani ha estado arreglando los desperfectos de la pieza. Bajo su mando han estado especialistas como Claudio Falcucci y Carlo Giantomassi, otro relevante restaurador que participó en los trabajos de los frescos de Miguel Ángel en el techo de la Capilla Sixtina. “La obra estaba bien para tener 400 años y los vaivenes que ha pasado”, ha dicho Coll. “Ha sido una restauración agradecida en la que se han recuperado las medidas originales del cuadro”. La tela se expondrá en el Prado con un nuevo marco ya que apareció sin uno en la subasta de Ansorena. “Se ha elegido uno de época siguiendo la descripción que aparecía en el primer inventario del cuadro”, ha detallado el galerista que ya en 2021 descartó la posibilidad de que se restaurara en el museo madrileño. “A la familia se le plantearon todas las posibilidades y eligió a dos de los mejores restauradores del mundo”, ha justificado Coll. El resultado lo podrá contemplar el público el 28 de mayo.

Dentro de lo malo de que no se haya comprado, parece que el deseo del Coleccionista es que esté siempre expuesto en España o viajando temporalmente a algunos museos como prestamo (aunque nose que mecanismos hay para garantizar su vuelta una vez salga), espero que en el futuro se llegue a un plan para que de una manera u otra acabe 100% en las colecciones del prado.

por cierto

Parece que saldrá a Italia temporalmente para una exposición el año que viene

10 Me gusta

En el artículo define al comprador como" coleccionista de arte contemporáneo", cuadraría con Norman Foster, como adelantó @octareyes.

4 Me gusta

El BIC lo declara inexportable, no dice que no pueda salir temporalmente con condición de retorno. No se puede vender, que no es lo mismo.

Edit: eso es un educated guess, a lo mejor me he colado.

Cuando se prestan obras de arte inexportables siempre se hace a instituciones solventes que están en países fiables.

3 Me gusta

Ya veremos quién es el misterioso comprador. De momento son especulaciones. Lo que sí supe en su momento es que el Constable que vendió Tita Cervera (La Esclusa), Foster y Ochoa querían hacerse con él, ya que tienen una sección de pintura inglesa considerable y querían un Constable. Pero no sé si finalmente se hicieron con la tela… En esos años no creo que tuvieran tanto dinero para desembolsar. Hay que recordar que Foster ha vendido tu tríptico de Bacon por casi 60 millones, quizás para comprar algo de lo que hoy es noticia… ya lo veremos…

Pues no entiendo que el estado no tenga treinta millones PARA UN CARAVAGGIO.

5 Me gusta

¿No se dijo que La esclusa había salido a EUA?

No, eso es el Monet, que supuestamente está alquilado temporalmente pero sigue siendo de Tita.

Yo creo que es mucho dinero para una sola pieza, teniendo en cuanto que Caravaggio está bien representad en España y que compramos dentro de la colección Thyssen uno que es excepcional.

Estoy casi convencido que este Caravaggio se va a quedar con nosotros en el Prado indefinidamente. A ver si vuelve el Botticelli.

4 Me gusta

La esclusa se vendió por 28 millones de lereles.

A Tita también le afectó la crisis y “se vio obligada a venderlo para tener liquidez”.

¿Qué Botticelli? Por lo que veo, el Prado tiene tres, y están expuestos.

Tampoco está nada mal el Botticelli en Valencia.

5 Me gusta

Cierto en Valencia no está mal, pero el tiempo que estuvo en el Prado en préstamo fue una delicia!!!

28 millones no fueron tantos para un cuadro como el Constable, era una época de crisis y nuestros coleccionistas nacionales: Abelló o Koplowitz, no compraban en aquel entonces… hoy en día se hubieran hecho con el cuadro seguro. La posibilidad que la tenga Foster tmb es dudosa.

11 publicaciones han sido fusionadas a un tema existente: Madrid: Industria Audiovisual y Televisiva

El préstamo en Valencia era por tres años y está a punto de finalizar. Cuando lo vi allí, la verdad, la sala estaba vacía, pero me encanta ese museo, le tengo mucho cariño.
¿Adónde irá ahora?, ¿permanecerá en Valencia?
Hay que estar muy agradecidos a Cambó, un político que sí se merece un monumento.

5 Me gusta

Por cierto hablando del coleccionista británico con casa en España y que ha comprado el Caravaggio para ser expuesto aparentemente en el Prado, se sabe que llegó a Colnaghi queriendo comprar un Velázquez… dato interesante. Ojalá esto sirva para acercar a España y a Madrid, la colección moderna y contemporánea que tiene este gran coleccionista.

1 me gusta