Madrid: Proyectos Soñados. Fantasías Arquitectónicas personales

Mi sueño sería que no hubieran dejado la Cuesta de San Vicente a medio hacer, así que le he estado dando vueltas a una reforma de la calle, continuista con la mitad superior y conservadora respecto al tráfico.

Primero una reordenación de las calles de la zona:


Segundo, la no-glorieta:

Y tercero el tramo frente a la estación:

13 Me gusta

Currazo, mándaselo al ayuntamiento, que estarán caninos de las ideas de otro.

1 me gusta

Me he dado un golpe en la cabeza:

4 Me gusta

Jeje ni aún así conseguimos que el eje central sea el reloj de la casa de correos.

1 me gusta

Un gran problema que tiene esta zona en cuanto al tráfico es que para acceder a la zona de viviendas viniendo desde la M-30, hay que irse hasta debajo del paso elevado y hacer un cambio de sentido para ya luego bajar de nuevo la cuesta y girar a la derecha. (En amarillo) Este cambio de sentido, contribuye a colapsar el tráfico bajo el paso elevado, ya que no hay sitio más que para 2 o 3 coches o un bus, de modo que se forman colas hasta fuera del propio paso elevado.

Yo aprovecharía el espacio de esa ‘no rotonda’ para hacer una isleta para que la rodeen los coches que quieran girar a la izquierda. (En azul).

Y entonces había que ver si hay que cambiar alguna calle de sentido o poner en algún tramo doble sentido.

Con esto mejoraría bastante el tráfico bajo el paso elevado.

6 Me gusta

Cierto. Tenía yo en mente que se había habilitado un carril de subida en S Vicente para girar hacia la Calle del Cadarso pero parece que fue solo durante las obras.

1 me gusta

Sobre sol, creo que hay que asumir la asimetría de la plaza. Y cuando no gusta algo o da toc lo mejor es afrontarlo de frente, abrazar su singularidad.

Yo lo hubiese hecho de esta forma, manteniendo el “km 0” descentrado como en la actualidad y los rayos del suelo partiendo de él hacia elementos clave de la plaza.

Solo giraría la estatua un poco (1) y listo.

12 Me gusta

Aquí hay un ruido visual ensordecedor:

Aparte de cambiar esas infames farolas he tenido la ocurrencia de volver a mover al navegante, tiene su problema logístico ya que lo quiero poner sobre el lucernario de la ignota sala subterránea que ideó Siza. Tiene sus pros y sus contras.

Permitiría reordenar el espacio para el tráfico e intervenir los jardines con total libertad.

5 Me gusta

Y eso que no sale la rana del casino.

5 Me gusta

A mí me gustaba más la plaza como estaba antes, con Colón donde Julia, las fuentes en la glorieta partida y la cascada del Fernán Gómez. Esta es una de las típicas de reformas que transforman un espacio “a peor”.

9 Me gusta

Antes no estaba bien, pero ahora no está mejor.

4 Me gusta

Voy a enunciar una fantasía tan sencilla de exponer como fantástica:

Hacer una Exposición Universal en los terrenos de la estación de Abroñigal que consistiría básicamente en construir la Torre Biónica y meter los pabellones dentro.

Luego la torre se convertiría en un nuevo barrio que redensificaria la ciudad y pondría a Madrid en todas las cabeceras.

El estar literalmente rodeada de vías y carreteras facilitaría su gran conectividad.

10 Me gusta

Te lo compro con los ojos cerrados.

1 me gusta

Qué guay @UrbiEtOrbe

1 me gusta

Bueno La Defense en París o Canary Wharf en Londres tb están bastante lejos del centro… Lástima que nuestra “city” (AZCA) tenga tan poquita magia.

5 Me gusta

AZCA, como tantísimas cosas en Madrid, es un diamante en bruto con un tremendo potencial. A ver si logran lustrarlo y dinamizarlo un poco con la reforma.

7 Me gusta

Esa reforma integral que nunca llegó.

4 Me gusta

Cambio de tercio.

Una de las cosas que se suelen lamentar de la plaza de Colón y su entorno es que es un «espacio indefinido», como si cada elemento urbano y arquitectónico estuviesen allí por accidente, sin diálogo ni contemplación alguna.

Pues bien, se me ocurrido una forma de «definir» el espacio, que sería complementaria a otras intervenciones:

Crear un enorme umbráculo o palio de sombra a la altura de la cornisa de la Biblioteca Nacional y extendiéndose hasta su línea de fachada, creando unos jardines semiumbríos debajo.

Tendría pocos soportes, quizá media docena.

Habría que repensar la ubicación de la bandera. Podría ser de madera o combinarla con metal. Taparía principalmente el sol del oeste.

7 Me gusta

Al estilo setas de Sevilla?

Pues mira ojalá, yo desde luego no percibo Colón como una plaza. Pasan demasiadas cosas y ninguna interactúa con la otra.

6 Me gusta

Sí, pero he imaginado algo más «cartesiano», y que ocupe el mínimo suelo, algo a lo que no te puedas subir.

Algo más parecido a la primera propuesta de Foster para el Bundestag:

5 Me gusta