Catedral de la Almudena | Madrid

Lo más factible sería cambiar a los profetas por macetones con florones y, en otro planeta, chapar el cubo con granito y aprovechar para hacer algún juego de placas de caliza que le dé mayor complejidad a las superficies. Pero habría que chapar también la cúpula.

Y chapar siempre es cutre.

Otra opción es tallar directamente el cimborrio para sacar esa decoración de marcos y cartelas.

1 me gusta

Rouco ya no está en la silla y el nuevo titular parece que tiene lo arquitectónico en último lugar de su lista de prioridades, pero me huelo que sí es consciente del adefesio que le legaron, porque, además, tuvo sus roces con Rouco al llegar. No creo que pusiese muchas trabas si le presentan un plan y un presupuesto que no salga de su cepillo.

3 Me gusta

Cada vez que está a punto de pasarle algo bueno a la Almudena, aparece el diablillo de la desgracia y se asegura que la historia acabe tan cutremente como sea humanamente posible.

Aunque también tengo que decir que para mí hubiera sido demasié tanto dorado como preludio al coloridísimo techo, quedaría un poco Trump Tower. Como a mí el techo al contrario que a casi todos no me disgusta (principalmente porque es casi lo único en ese edificio que tiene originalidad artística), yo abogaría por algún bajorrelieve en piedra desnuda que conectase el tercio superior de las columnas con el techo, abrazando las vidrieras. Esto se podría hacer sin gran reforma.

La otra alternativa es cargarse el pinturini y colocar un retablo barroco.

Lo que está claro es que la torpe reducción de proporciones que le aplicaron a la catedral gótica de Cubas genera unas vidrieras de forma insulsa (claramente para evitar que resulten góticas vistas desde el exterior) y proporción ridícula y sobre todo unos paños que de dejarse desnudos resultan muy simples y pesados.

300px-416px-Almudena_Nave-Cruz

En cualquier caso, el ábside es una de las zonas que más fácilmente se podría arreglar (por fácil entiendo sin intervenciones estructurales), con el obvio primer paso de eliminar los horrorosos, cutres y avergonzantes murales plagiados de una iglesia dominicana.Si el señor arzobispo consintiese me personaba yo mañana mismo en la catedral con un cubo de aguarrás.

2 Me gusta

Lo ideal sería tallar el cimborrio, y con él, todo el trasero de la catedral. Esos muros desnudos de piedra amarillenta quedan muy, muy vulgares.

Y mira que estoy seguro de que el Arzobispado tendría recursos más que suficientes para como mínimo empezar la reforma. Como ya hemos hablado, hace unos años pretendían transformar los jardines de San Francisco el Grande en un “mini Vaticano madrileño”, y eso no grita pobreza precisamente…

El retablo de la virgen de la Almudena cuando se encontraba ubicado en el palacio arzobispal.

En su actual ubicación esta fuera de escala y rodeado de tantas cosas, para tratar de rellenar el espacio, que pierde todo su atractivo.

3 Me gusta

Fácil sería superponer placas de caliza con candelieri sobre los contrafuertes exteriores.
b3698bd0db7e3bcff4ad8979cbcb6400
Pero no sé si añadiría más ruido. Se debería hacer un plan integral para el exterior que evitarse seguir improvisando.

A la catedral hay que aplicarle la máxima de Ad Reinhardt: “Menos es más”.
Quitar, quitar y quitar. Y cuando esté blanca y virginal tal y como la dejaron cuando se consagró, hacer una buena selección de tapices de temática religiosa de Patrimonio Nacional. Y a otra cosa.
Todo lo demás es melancolía :stuck_out_tongue_winking_eye:

9 Me gusta

A finales de los 90 y principios de los 2000 la catedral se ornamentó huyendo del gusto clásico y con timidos acercamientos a los contemporáneo. Ni lo uno ni lo otro. También hubo alguna muestra muy humilde y no muy lograda de imitación de los antiguo.

Fue un rotundo fracaso. Capillas lastimosas; frescos de colorines dañinos para la vista; vidrieras medio cubistas que aportan poco; el segundo premio del concurso era de gusto clásico y muy logradas pero había que ser modernos.

Años después, visto el fracaso en la decoración, se empezaron a traer retablos y cuadros realmente antiguos y algo ha mejorado.

Parece que se han dado cuenta de que lo “moderno” fracasó. Lo añadido en la última década ha sido mucho más correcto, pero ha sido poco y sin mucha ambición.

3 Me gusta

No conozco ese proecto, ¿Qué se pretendía hacer en los jardines?

100% de acuerdo, hay que limpiar la Almudena de la decoración actual que parece digna de un casino de Las Vegas en vez de añadir más.
Lo de los tapices me parece una idea genial, Patrimonio Nacional tiene series muy buenas de tapices que no tiene expuestas al público, como la magnifica serie de los Hechos de los Apóstoles siguiendo cartones de Rafael que estaban guardados y hace poco se les hizo una exposición en Palacio.


También, en línea con decorar la Almudena con obras más clásicas pero de calidad, se me ocurre que el ayuntamiento podría depositar su Virgen de la leche en vez de en el Prado, donde esta ahora y donde ya hay una veintena de Berruguetes.

2013_07_25_No_00-Foto+2

7 Me gusta

Ya hubo tapices a finales de los 90 en los lienzos del presbiterio. Y se colocaron decenas para la boda del Príncipe. Como bien dices, el interior solo se puede salvar con la eliminación de basura “moderna” , convenio con PN y ubicación de todos los tapices de temática religiosa en el interior del templo. Sería la mejor sede posible para los mismos. Falta ambición y voluntad.


imagen

7 Me gusta

Exponer de forma permanente los valiosos tapices de Patrimonio Nacional es imposible:

Se llenarían de polvo en dos días. Y el polvo aparte de ensuciar, contribuye a la destrucción de los textiles. Imposible además controlar la presencia de insectos. Y la luz se come los colores. Por no hablar de la imposibilidad de mantenerlos a una humedad y temperatura constantes en una catedral con un espacio interior tan grande y una afluencia de público tan variable (el público exhala vapor que se condensa en los tapices, y sin público o con calor, los tapices se quedan secos como una momia).
En Madrid en pocas horas puede haber fluctuaciones de temperatura enormes.

Por mucho que nos gusten los tapices, no va a poder ser .

8 Me gusta

Con la Iglesia hemos topado.

No, @Vic_Shine, con Patrimonio Nacional.

1 me gusta

Como ya se ha comentado, en la boda real los tapices fueron más que nada un apaño para mejorar la acústica de la Almudena, que entre sus muchas virtudes cuenta la de una acústica catastrófica, pero la intención explícita era también darle un aspecto digno al feo templo.

Una monstruosidad más en la cornisa del Manzanares. Otra de las maravillosas ocurrencias de Rouco.

1 me gusta

Supongo que se podría hacer como se va a hacer en el Museo de Colecciones Reales o en la Catedral de Zamora

En Zamora están así:
imagen
Espacio pequeño, luz artificial tenue, atmósfera con humedad y temperatura constantes.

Por desgracia una catedral no se parece en nada a una sala de museo.
Sólo el gasto anual para mantener La Almudena climatizada y con atmósfera constante arruinaría al obispado.

Otra cosa es que pongan tapices de calidad media-baja y que les de lo mismo que se estropeen. Pero aún así sería una lástima.

3 Me gusta

Bloody Hell!
Screenshot_20220115-222506~4

(No he encontrado foto más nítida)

2 Me gusta