Aviso

Contraer
1 de 2 < >

ACEPTAR LAS NUEVAS POLITICAS DE USO.

Con los nuevos cambios legales, deberéis ir a vuestro perfil de usuario; pulsando en vuestro nick en la caja de registro, y en "ajustes de usuario-Perfil" marcar la casilla "si,estoy de acuerdo" después de leer los términos y condiciones legales.
Gracias.
2 de 2 < >

Seguidnos en las RRSS

Tenemos 3 perfiles en las RRSS:la pagina Urbanity.one en Facebook y somos @Urbanityone en Twitter. Y urbanity.one en YOUTUBE Gracias
Ver más
Ver menos

Madrid: Remodelación de la Gran Vía

Contraer
X
  • Filtro
  • ¿Cuándo?
  • Mostrar
Limpia todo
mensajes nuevos

  • Emulajavi,

    Durante el siglo XX, París, por suerte, no ha destruido la mayoría de su patrimonio, ni palacios y es una nación más rica y progresista que España, nos guste o no, es así. Eso es progreso. Progreso es el avance por el cual se logra alcanzar un estado mejor, más desarrollado y avanzado para todos. Lo que no es progreso, es el enriquecimiento solamente de un grupo de poder u oligarquía. Ahora bien, el progreso va unido al respeto, la inteligencia, la urbanidad y los valores intrínsecos de la Ilustración. Es en la Ilustración cuando se incuba la génesis del progreso, en contraposición con el oscurantismo, la superstición, la ignorancia y el absolutismo del Antiguo Régimen. Con la Ilustración o el Siglo de las Luces brota lo que será el progreso cultural, científico, social y político que luego se extenderá por toda la humanidad. La Ilustración se sustenta en la razón y ésta se asocia con la luz y el progreso del espíritu humano.
    Desde el concepto de progreso, todo lo desprovisto de armonía, todo lo desequilibrado y asimétrico, todo lo desproporcionado y exagerado se considera monstruoso en estética. En suma, destruir algo bello que forma parte de una identidad, paisaje e historia, eso no es progreso. Tal como afirma la Enciclopedia Francesa: “A medida que el espíritu adquiere más luces, el corazón adquiere más sensibilidad”.
    Última edición por Carlos1983; Hace 1 semana.

    Comentario


    • En el artículo La huella de Antonio Lamela, de Rafael Fraguas, hay un llamativo apartado titulado Autocrítica, en el que se citan unas declaraciones a ese diario hechas en 1980. En ellas, Lamela reconocía la responsabilidad de algunos arquitectos, "empezando por mí mismo", en el derribo de buena parte de los palacetes del paseo de la Castellana. "Éramos jóvenes falangistas, rebeldes, y asociábamos esos palacios a la aristocracia... No nos dimos cuenta del mal que hicimos a esta ciudad".

      En otros países de Europa, sus mansiones fueron conservadas, pero en Madrid nadie las salvó de la piqueta. La destrucción de la Castellana fue fruto de la consunción natural de una forma específica de vida urbana y también de proceso sistemático, no consumado, encaminado a reemplazar a la aristocracia de cuna y de bolsa, instalada en el poder desde el siglo XIX hasta la Guerra Civil, por una clase social emergente que, desde el antiliberalismo de Franco y de Falange, aspiraba a sustituirla durante la posguerra. Así lo reconoció el arquitecto Antonio Lamela, en su día uno de los más vivos partidarios del remozamiento de la Castellana, destrucción de palacios incluida. A ello se unía la sed de dinero de la aristocracia, deseosa de vender sus mansiones y salir pitando para la Costa del Sol. El problema de los conservadores en España es que no conservaron nada de lo que en verdad había que conservar. Los solares serían pasto para especuladores afectos al Régimen.

      Por consiguiente, se puede afirmar que los palacios de la Castellana fueron destruidos durante y por el franquismo, primero porque todos cayeron durante el periplo dictatorial y segundo porque Franco fue conocedor y consentidor de su destrucción, es más, permitió sus demoliciones ya que los propietarios y especuladores eran afines al régimen, intercambio de favores. XD.

      Comentario


      • Emulajavi,

        Entonces resultan inútiles, las Pirámides de Egipto y eso que son una de las fuentes de riqueza turística del país. XD. Entonces resulta inútil, a su vez, mantener el pie el Palacio de Versalles o el del Louvre mismo. XD. Entonces resulta inútil mantener en pie, el parisino palacete-museo Rodin. Entonces resulta inútil mantener en pie la casa natal de Velázquez de Sevilla. Entonces resulta inútil mantener en pie el Palacio de La Granja, actual museo y receptor de ingresos y turistas. Entonces resulta inútil mantener en pie, el Museo del Prado, receptor de cuantiosos turistas e ingresos anuales para la ciudad. Podría seguir con esta comparativa, podría ser infinita, pero éstos son solo algunos ejemplos de como conservar el patrimonio, va unido al progreso y al éxito.


        Si hoy día todos esos palacios estuvieran en Castellana, podrían ser museos que incrementarían aún más la oferta turística, el número de turistas y la oferta de lujo de la ciudad. El turismo es un complemento de la economía de un país, no el pilar fundamental, pero ayuda y mucho a las arcas municipales. Destruir algo, sin motivo, por razones ideológicas e intercambio de favores como hizo el franquismo con la ornamentación de la Gran Vía y lo bellos palacios de La Castellana, es desde la razón, la antítesis del progreso, del pogreso moral, cívico, cultural, intelectual, político y social. Un saludo.

        Comentario


        • Natopol,

          Gracias por tu comentario. Efectivamente, toda acción destructiva tiene una autoría y una firma, y la firma de la destrucción de la Gran Vía, la Castellana madrileña y el patrimonio de otras tantas ciudades de España, tiene nombre y apellidos: franquismo, tal como he demostrado en el artículo. Celebro tu rigor y tu sentido común. Un saludo!
          Última edición por Carlos1983; Hace 1 semana.

          Comentario


          • Natopol
            Natopol comentado
            Editar un comentario
            Gracias a ti Carlos por tu rigor y conocimientos, has dado toda una clase de elegancia y coherencia en tu respuesta, excepcionalmente fundamentada, da gusto leerte!

        • Cuántas sandeces dichas. No, la perdida de patrimonio ni es única en Madrid, ni es culpa del franquismo. Es problema de las tendencias, de aquello que se pone en valor como bueno o malo en función de modas. Decir que se perdió patrimonio en una calle cuyos edificios no tenían más de 30 años, pues no, más bien podemos hablar de perdida de valor estético en nuestra visión actual, que no es la misma que antaño. Más patrimonio se perdió en su construcción.

          El valor de algo surge también por su carencia, si tuviesemos todos y cada uno de los palacios de la castellana, con su estetica exterior e interior simil, ¿cobrarian el mismo protagonismo? Pues no lo podemos saber. Lo que si puedo entender es, ¿qué importancia cobraba un palacio más o menos? El Louvre tiene importancia ya que es único, al igual que las pirámides, al igual que el Museo del Prado, al igual que la Gran Vía.



          Última edición por Gabrielbaber; Hace 1 semana.

          Comentario


          • Natopol
            Natopol comentado
            Editar un comentario
            En GV, que es el hilo del que habalamos, podemos ser objetivos y decir que si, que la falta y perdida de patrimonio de antaño, es respnsabilidad mayoritariamente al franquismo.

            De todos modos, basta con ser objetivo ya que sin llegar a tener tanto conocimiento como Carlos sobre los hechos acontecidos en la historia de GV, no es ningún secreto ni tabú el lamento ante la perdida en el patrimonio, y el daño que hizo a nivel artístico, la guerra civil y la dictadura, no creo que nadie se sorprenda ante un hecho tan veraz, no ser objetivo ante un hecho así, es irracional.

          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            Gabrilebaber,
            Tal como he dicho, si has leído bien mis anteriores comentarios, durante el franquismo se produjo una importante pérdida y destrucción del patrimonio en Madrid y en toda España. Tal como afirma el arquitecto de la Universidad Politécnica de Valencia, en su obra: LA CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO ESPAÑOL. UN BALANCE DE TRES DÉCADAS CRUCIALES (1929-1958):

            “La República había supuesto en España la renovación de la restauraciónmonumental, una disciplina todavía joven y por consolidar en las primeras décadas del siglo XX, renovando su metodología y criterios, la Dictadura de Franco supuso un evidente retroceso hacia teorías propias del siglo anterior, que se adecuaban mejor a la ideología tradicionalista del régimen. La restauración científica vinculada a la II República, sería rechazada al igual que la modernidad arquitectónica, prefiriéndose una restauración estética y estilística, auspiciada dentro de una operación general de vuelta a una concepción tradicional y conservadora de la cultura española, que todos los arquitectos de zona practicaron por voluntad propia o por autocensura.

            José Manuel Naredo y Antonio Montiel publican “El modelo Inmobiliario español”, un análisis didáctico y riguroso sobre la burbuja inmobiliaria y sus orígenes. El urbanismo español y sus raíces franquistas:

            Los años del “desarrollismo” franquista (desde mediados de los 60 hasta mediados de los 70 del siglo pasado) marcan un decisivo punto de inflexión y sientan las bases de los “pelotazos urbanísticos” (antecedente de la “cultura del pelotazo”), en un contexto donde cada vez es más frecuente la obtención de pingües plusvalías a partir de reclasificaciones de suelo al margen de los planes generales.

            Naredo sitúa en “los años del desarrollo” la primera ola de “urbanismo salvaje” en el litoral, un proceso de urbanización sin precedentes (el parque de viviendas aumenta en esos años un 40%) y la demolición o reedificación de los edificios de los cascos históricos. Fenómenos, todos ellos, que se consolidarían en décadas posteriores…

            A esta “fiebre del ladrillo” no son ajenas las clases dominantes, que, al calor de las reclasificaciones de terrenos, se embarcaron en jugosos procesos de acumulación de capital. Se amasan grandes fortunas. Según José Manuel Naredo, en esta época “se consolidaron las grandes empresas inmobiliario-constructivas propias de la oligarquía franquista que hoy permanecen en pie; y surgieron otras nuevas al calor de las influencias, y las plusvalías, de índole más local”.

            El franquismo también prioriza un modelo inmobiliario basado en la propiedad de la vivienda, en detrimento del alquiler. Pasados los años, éste será uno de los rasgos esenciales del paradigma español. En buena medida la dictadura defendía un régimen de propietarios por razones ideológicas. Éste aseguraría la “paz social” y crearía “gente de orden” atada a su hogar, como afirmaba el arquitecto falangista José Luis de Arrese, primer ministro de la Vivienda franquista en 1957. Esta apuesta de la dictadura por un régimen de propietarios propició nuevas reclasificaciones de suelo para la construcción de viviendas (libres o de protección oficial) y más plusvalías urbanísticas para los promotores.
            Última edición por Carlos1983; Hace 1 semana.

          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            Por último, el patrimonio que se perdió en la construcción de la Gran Vía, como he dicho antes, fue fruto de una operación necesaria para la ciudad, la comunicación de barrios y para el beneficio de todos. Ahora bien, destruir palacios en Castellana y en toda España, además de eliminar la ornamentación de la Gran Vïa, no era una destrucción necesaria, ni de utilidad social; sólo salieron beneficiadas las constructoras, los especuladores y promotores afines al régimen dictatorial, a cambio de favores. Para concluir, yo jamás insulto ni descalifico un comentario que no me gusta, como haces tú conmigo. Uno puede tener diferentes opiniones, pero ante todo está el respeto y la educación con los demás...A mí hace muchos años que me lo enseñaron... Felices Reyes. Buenas noches.

        • Pues claro que la culpa es del franquismo; si tiraban un edificio, no podías protestar.

          Además, dicen por ahí que a Franco Madrid no le hacía especial ilusión, no tenía por qué cuidarla.

          El desarrollismo, de haberse producido en una etapa democrática, no se habría llevado tanto patrimonio por delante, tenedlo por seguro.

          Y podráimos añadirle además el patrimonio destruido en la guerra, que también vendría a ser culpa del franquismo.
          Última edición por boiler; Hace 1 semana.

          Comentario


          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            Efectivamenter bolier. Un saludo!

        • Escrito originalmente por Carlos1983 Ver mensaje
          Emulajavi,

          París, por suerte, no ha destruido la mayoría de su patrimonio, ni palacios y es una nación más rica y progresista que España, nos guste o no, es así.
          Y ahí ya dejé de leer, que casi se me atraganta el roscón de Reyes...



          París, esa ciudad que destruyó por completo su casco histórico medieval para "sanearlo". Ni Franco se atrevió a semejante osadía.

          Hasta luego Maricarmen...
          Última edición por chamartin; Hace 1 semana.

          Comentario


          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            Chamartín,
            He dicho, no destruyó la mayoría de palacios, en el siglo XX. XD. Ha metido usted la pata. XD. Le recomiendo leer más. XD. Viaje a París y verá lo que digo, allí si importa la cultura...No hace falta que me lea, me gusta la gente que habla con rigor, no con manipulación y demagogia como usted. Siga con su roscón, no quisiera interrumpir sus quehaceres. Si su nivel es el:
            "Hasta Luego MariCarmen" de Belén Esteban, ya me dice mucho cuál es su nivel intelectual... Sin comentarios...Salud y buenas noches tenga usted.
            Última edición por Carlos1983; Hace 1 semana.

          • chamartin
            chamartin comentado
            Editar un comentario
            Última edición por Carlos1983; hace 5 horas.

            Lo del siglo XX se lo ha sacado usted de la manga hace 5 horas editando el mensaje original al que yo he hecho referencia. Vaya usted a tomarle el pelo a otro.

            Nivel intelectual dice el compañero..........

          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            Chamartín,
            Efectivamente, lo del siglo XX, lo he añadido luego, porque he visto que no se había entendido o se había malinterpretado lo que queria transmitir. XD. En todo momento estaba y estoy hablando del siglo XX, de hecho en mi artículo no hay ningún momento que hable de siglos anteriores… Lea bien mi artículo. Como la destrucción de la Gran Vía es del siglo XX, la comparativa parisina la hacía referente también al siglo XX. Si usted no se lo cree, francamente, me da igual. XD. Yo no tomo el pelo a nadie, hablo con pruebas y datos, tal como se ve en mi artículo. Si usted es malpensado, entonces el problema lo tiene usted. A mí me han enseñado educación y buenas formas, veo que usted carece de ellas para saber tratar a los demás. Siga viendo Sálvame y Belén Esteban. XD. A mí me gusta más leer a Baroja o Delibes, por citar sólo dos nombres de una larga lista de autores que leo. Que tenga usted un buen día. Salud.

        • Ayer por fin me acerqué al centro a ver la gran vía. Pasé primero en coche y luego paseando.

          En coche, a las 3 de la tarde, no sé si tuve mala suerte, pero la encontré atascada "como siempre". Coincidió la mala suerte de que tenía una ambulancia detrás y ningún lugar donde apartarme. Una sensación angustiante, y es que los carriles que hay no dan margen a que te muevas a los lados y la dejes pasar por el medio.

          Luego cuando estuvimos paseando, también tuve una sensación rara con las aceras tan anchas. Es como si me fallara la proporcionalidad entre aceras y asfalto. Era como ir por una calle peatonal, pero con coches. En ese momento, las 6 de la tarde, poco antes de empezar la cabalgata, no había casi ningún coche y de hecho muchos peatones iban por el asfalto, con el consiguiente peligro porque algunos coches sí pasaban.

          Era un día atípico, pero aún así no me gustó mucho. La impresión que me llevo es rara, hay más acera pero también más gente, por lo que no sentí ningún gustito extra paseando por esta nueva Gran Vía. De hecho, para mí peor. Demasiada gente para mi gusto. Tengo la sensación de que la reforma sólo buscaba aumentar el aforo de peatones/compradores en dicha calle y que sólo va a beneficiar a los comercios o mejor dicho a los dueños de los ya de por sí carísimos locales. La experiencia en coche obviamente empeoró, pues de eso se trataba la reforma.

          En resumen, me gustaba más antes. Espero que sólo sea transitorio y acabe acostumbrándome...

          Comentario


          • Natopol
            Natopol comentado
            Editar un comentario
            Pero a ver... un sabado pre-cabalgata de reyes magos en navidad... que esperas! Donde vas a por huevos rotos a casa Lucio my friend! Hahha pues a ver, decirte que quizas hayas elegido uno de los peores días para visitar tranquilamente GV es quedarse corto..

          • pasco
            pasco comentado
            Editar un comentario
            Lo sé y por eso lo menciono, pero conozco el centro en Navidad perfectamente y puedo comparar con otros años y me apetecía compartir mi experiencia. Yo normalmente huyo del centro, sólo voy a espectáculos, algún restaurante, o a enseñárselo a los amigos que vienen a Madrid, por lo que seguramente no vuelva en meses. Y puedo decir que la nueva Gran Vía no me va a hacer ir al centro más que antes. Seguramente al contrario.

          • Natopol
            Natopol comentado
            Editar un comentario
            Pues nada, tan tranquilito vas a estar

        • Escrito originalmente por Gabrielbaber Ver mensaje
          Cuántas sandeces dichas. No, la perdida de patrimonio ni es única en Madrid, ni es culpa del franquismo. Es problema de las tendencias, de aquello que se pone en valor como bueno o malo en función de modas. Decir que se perdió patrimonio en una calle cuyos edificios no tenían más de 30 años, pues no, más bien podemos hablar de perdida de valor estético en nuestra visión actual, que no es la misma que antaño. Más patrimonio se perdió en su construcción.

          El valor de algo surge también por su carencia, si tuviesemos todos y cada uno de los palacios de la castellana, con su estetica exterior e interior simil, ¿cobrarian el mismo protagonismo? Pues no lo podemos saber. Lo que si puedo entender es, ¿qué importancia cobraba un palacio más o menos? El Louvre tiene importancia ya que es único, al igual que las pirámides, al igual que el Museo del Prado, al igual que la Gran Vía.


          Gabrilebaber,
          Te adjunto un reportaje de 1978, donde Antonio Bonet habla de la "moda" destructora e ignorante del franquismo, causante éste del mayor destrozo de los cascos históricos de las ciudades españolas; destrozo promovido, ideado y ejecutado por el franquismo. XD. Yo hablo con pruebas y fundamentos.

          Conclusión, muchísima de la pérdida patrimonial de Madrid y España entera, es por culpa del franquismo, que es cuando nace y se fomenta la incultura de la especulación inmobiliaria, sin escrúpulos. Práctica destructora ejercida con saña y sin pudor, por parte de las familias franquistas adeptas al régimen, que contaban con el favor de dictador. Objetivo: enriquecerse ellos, a costa de destruir el patrimonio español de siglos de historia y de todos.


          El profesor Antonio Bonet Correa, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Madrid, ha escrito un libro en el que hace un análisis del urbanismo y la arquitectura que se hacían en España durante el siglo XVIII, con las implicaciones que ese planeamiento estético de los edificios y de las ciudades han tenido para el urbanismo de nuestros días. La obra, titulada Morfología y ciudad, será presentada hoy por el profesor Rafael Moneo en la librería Turner de Madrid. Esta publicación ha servido de pretexto para analizar el estado en que se halla la tradición urbanística en España. Juan Cruz habla con el profesor Bonet de lo que significó para el planeamiento y la arquitectura la ideología política que dominó en este país a consecuencia de la guerra civil.

          España ha tenido cuarenta años de desgracia arquitectónica. Los experimentos, la investigación del planeamiento urbano, la entrada en España de corrientes estéticas modernas, estuvieron ausentes de nuestro suelo. Por supuesto, los ideales artísticos -o su ausencia- del franquismo influyeron de modo decisivo en la atonía y el monumentalismo que azotó como una plaga el suelo español.El libro del profesor Bonet Correa no alude directamente a este período histórico, aunque en la obra que prepara -Iconología de la autarquía-, con un grupo de colaboradores, el tema de las preferencias estéticas de la situación política anterior es el que domina.

          En cierto sentido, Morfología y ciudad supone un punto de partida para emprender ese estudio crítico e histórico de la autarquía como generadora de ideas estéticas. El profesor Bonet Correa recuerda los ideales medievales que surgieron a raíz de la guerra civil. «La guerra civil supuso una ruptura con la sensibilidad artística que se formó en la España de este siglo hasta 1936. Los mejores arquitectos murieron o desaparecieron como consecuencia de la contienda. Algunos de los que permanecieron aquí intentaron retomar el racionalismo.»

          «Pero el franquismo no podía generar arquitectura», dice el profesor Bonet Correa. «Ni el planeamiento ni la arquitectura eran posibles como fenómenos coherentes bajo un sistema autárquico de aquellas características.»

          Fue una frustración, porque los falangistas hubieran querido copiar a sus correligionarios. «Los alemanes y los italianos construyeron sus ciudades de acuerdo con las ideas estéticas de sus movimientos totalitarios, pero aquí no fue posible la ciudad falangista.»

          Franco tenía en todo caso sus preferencias, a pesar de su incultura arquitectónica. «Había por parte de Franco una negación de la arquitectura como tal. Parecía sólo interesado por los espacios abiertos, una tendencia que quizá le venía de su carácter y de su experiencia militar, en contacto con los patios de armas y otras áreas de parecida dimensión. Las grandes plazas jugaron un gran papel en su vida. En la de Salamanca organizó su aclamación como Caudillo. Las misas de campaña eran también una pasión suya. Su entierro al aire libre fue el último exponente de esta inclinación del anterior jefe de Estado por los espacios abiertos, y el Valle de los Caídos un ejemplo ideal de su criterio estético.»

          Los arquitectos que estaban cerca de quienes detentaban el poder político tampoco recibieron orientaciones claras con respecto a la arquitectura que se debía hacer. Pero, recuerda el profesor Bonet Correa, «aparte de la Universidad Laboral de Gijón y de algún conjunto como el Centro Superior de Investigaciones Científicas, o espacios como el estadio Santiago Bernabéu, sólo hubo acciones puntuales, pero no un gran conjunto urbano que definiera una opción arquitectónica ».

          «No hubo jamás una política coordinada de la arquitectura y del planeamiento. Ni siquiera hubo una conexión entre el Ministerio de Educación y la Dirección General de Bellas Artes en asuntos en que sus intereses llegaban a chocar. El centralismo administrativo obligó también a una uniformidad arquitectónica en todas las regiones de España, de acuerdo con los Ministerios que programaban las construcciones. Este centralismo produjo lo que podríamos llamar un caos ordenancista.»

          La guerra civil rompió una tradición de preocupación por el urbanismo. El profesor Bonet Correa considera que fueron los españoles los primeros en mostrar interés por la planificación urbana. «El plan Cerdá, para el ensanche de Barcelona, elaborado en la segunda mitad del siglo XIX, indica el inicio de esa preocupación urbanística. El plan Cerdá y los planes de ensanche que siguieron supusieron la creación de una nueva forma de vivir, ligada con las tradiciones urbanas de nuestro país. En los años veinte, en este siglo, resurgió el interés por un urbanismo de vanguardia, y desde ese tiempo a la época que precedió a la guerra civil hubo equipos municipales y destacados políticos preocupados por una racionalización del urbanisrno.»

          Después de la guerra las ideas en este campo se hicieron imprecisas, vagas, faltas de imaginación. Los especuladores contribuyeron a hacer imposible la creación de núcleos urbanos verdaderamente habitables.

          «Las ciudades de hoy son caóticas», dice el historiador Antonio Bonet. «Esto no es únicamente verdad en las grandes urbes, sino en ciudades y núcleos más pequeños. Todas han sufrido las agresiones de la especulación, de la falta de imaginación y de la escasez de capacidad de las autoridades. Ha habido en la organización de las ciudades, no sólo incultura histórica, sino ausencia de una medida racional de lo humano. Se trata de un reflejo de lo peor que se ha hecho en urbanismo en el mundo, y es la terciarización constante de las grandes ciudades, que se han convertido en zonas repletas de oficinas, que han relegado a los ciudadanos a la periferia, marginándolos.»

          Comentario


          • Gabrielbaber
            Gabrielbaber comentado
            Editar un comentario
            Esto no son pruebas, son opiniones.

          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            Bonet establece un análisis crítico del urbanismo del franquismo y lo compara con la II República, donde demuestra históricamente, las tropelías cometidas por el franquismo. Los detalles que aporta, devienen en pruebas de lo que digo. Si quieres ver más puebas aún de lo que sostengo, decirte que te he adjuntado unas cuantas más arriba, las cuales ratifican lo que afirmo, que el franquismo causó la destrucción del patrimonio de España y Madrid, a cotas estratosféricas. Otra coss es que a ti no te guste que se diga o no aceptes la realidad. Ése es otro cantar... De un profesional como Antonio Bonet, con sus holgados conocimientos de arquitectura y urbanismo, no me esperaba menos.

        • Escrito originalmente por boiler Ver mensaje
          Pues claro que la culpa es del franquismo; si tiraban un edificio, no podías protestas.

          Además, dicen por ahí que a Franco Madrid no le hacía especial ilusión, no tenía por qué cuidarla.

          El desarrollismo, de haberse producido en una etapa democrática, no se habría llevado tanto patrimonio por delante, tenedlo seguro.

          Y podráimos añadirle además el patrimonio destruido en la guerra, que también vendría a ser culpa del franquismo.
          Claro, debe ser que a partir de la vuelta de la democracia todo se ha salvado de la destrucción, como aquella tal Pagoda que gracias a la democracia y a las protestas ha conseguido conservarse, y hablamos de casi entrado el siglo XXI. Y si fuese por protestas no tendríamos Torre Eiffel alguna en París.

          No, la conservación conlleva su puesta en valor a los ojos de la sociedad, y ni La Pagoda ante la sociedad general tenia valor, ni en aquella época seguramente palacios o elementos varios de la Gran Vía.

          Comentario


          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            José Manuel Naredo y Antonio Montiel publican en “El modelo Inmobiliario español”, un análisis didáctico y riguroso sobre la burbuja inmobiliaria y sus orígenes. El urbanismo español y sus raíces franquistas:

            Los años del “desarrollismo” franquista (desde mediados de los 60 hasta mediados de los 70 del siglo pasado) marcan un decisivo punto de inflexión y sientan las bases de los “pelotazos urbanísticos” (antecedente de la “cultura del pelotazo”), en un contexto donde cada vez es más frecuente la obtención de pingües plusvalías a partir de reclasificaciones de suelo al margen de los planes generales.

            Naredo sitúa en “los años del desarrollo” la primera ola de “urbanismo salvaje” en el litoral, un proceso de urbanización sin precedentes (el parque de viviendas aumenta en esos años un 40%) y la demolición o reedificación de los edificios de los cascos históricos. Fenómenos, todos ellos, que se consolidarían en décadas posteriores…

            A esta “fiebre del ladrillo” no son ajenas las clases dominantes, que, al calor de las reclasificaciones de terrenos, se embarcaron en jugosos procesos de acumulación de capital. Se amasan grandes fortunas. Según José Manuel Naredo, en esta época “se consolidaron las grandes empresas inmobiliario-constructivas propias de la oligarquía franquista que hoy permanecen en pie; y surgieron otras nuevas al calor de las influencias, y las plusvalías, de índole más local”.

            El franquismo también prioriza un modelo inmobiliario basado en la propiedad de la vivienda, en detrimento del alquiler. Pasados los años, éste será uno de los rasgos esenciales del paradigma español. En buena medida la dictadura defendía un régimen de propietarios por razones ideológicas. Éste aseguraría la “paz social” y crearía “gente de orden” atada a su hogar, como afirmaba el arquitecto falangista José Luis de Arrese, primer ministro de la Vivienda franquista en 1957. Esta apuesta de la dictadura por un régimen de propietarios propició nuevas reclasificaciones de suelo para la construcción de viviendas (libres o de protección oficial) y más plusvalías urbanísticas para los promotores.

          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            Precisamente cuando se afirma que el franquismo no ha muerto todavía, porque no ha muerto aún, se dice por algo. Se dice que el franquismo no ha muerto porque la burbuja inmobiliaria sin respeto por el patrimonio, la práctica especulativa sin escrúpulos, así como el funcionamiento de la policía, el ejército, los tribunales y la burocracia estatal de hoy, por poner sólo algunos ejemplos, siguen siendo franquistas, porque nacen en el franquismo y no han cambiado mucho, a pesar en estar en democracia.

            Por eso mismo la Pagoda sucumbió a la piqueta en 1999, porque la mentalidad especuladora, que nace en el franquismo, aún perdura hoy. Esa es la razón por la que aún en democracia todavía hemos sido y somos testigos de la destrucción de nuestro patrimonio. Ahora bien, lo que hay que tener claro es la génesis de la cuestión, la destrucción se incuba como práctica habitual sin control, en el franquismo. Salud.

        • Por cierto , perdón por el offtopic, Moneo construyó una de las obras maestras de la arquitectura española en el solar del jardín del Marquès de Mudela , (segùn su página, cuando todo el mundo tiraba los palacetes de la Castellana nosotros decidímos respetarlo), se trata del edificio Bankinter:

          fuente: Pinterest

          El pobre no tiene derecho a arquitectura ; (Walter Gropius)

          Comentario


          • Carlos1983
            Carlos1983 comentado
            Editar un comentario
            Muy buena apreciación Toninowilde! Hay que agradecer a Moneo su cordura en este caso, entre tanta salvajada hecha en La Castellana, Gran Vía, Madrid y España entera durante el franquismo.

          • Sarek
            Sarek comentado
            Editar un comentario
            ¿Y cómo fue eso? ¿Moneo se enfrentó a todo el aparato de la dictadura franquista que quería imponer el derribo del Palacete de Mudela? Pues qué valiente fue.

        • Juan González Castaño, doctor en Historia, corrobora en su libro: Breve Historia de la Región de Murcia, lo que estoy afirmando, que el franquismo destruyó mucho parimonio arquitectónico e histórico en toda España.

          Así lo dice: "Con los Planes de Ordenación Urbana comenzó a correr el dinero y con él las obras “constructoras”, que no respetaron ni patrimonio ni espacios naturales. Al parecer, el concepto de “modernidad” iba ligado a la idea de dinero a costa de lo que fuera. Sin sensibilidad histórica ninguna, se taparon ruinas arqueológicas con cemento o se destruyeron con nocturnidad y alevosía, por temor a ver paralizados los proyectos urbanísticos. De este modo cayeron en toda la ciudad: casas solariegas, blasonados, palacios, ventas, torres, algún castillo y ni hablar de lo acontecido en el litoral.

          Es posible, que en esta década se tirara más patrimonio eclesiástico que con la desamortización del XIX, la República y la Guerra Civil juntas. Renacentista, barroco, modernista, arte islámico, romano… todo daba igual"

          Una muestra más de como el franquismo destruyó sin respeto la historia y el parimonio en todos y cada uno de los rincones de España.

          Comentario


          • El plan Haussmann arrasó el Paris medieval con una perdida de patrimonio incalculable. Mucho más destructor que el desarrollismo en Madrid/España. La diferencia es que lo que se construyó en su lugar en París fue de más calidad en general y, sobre todo, de mayor gusto estético.

            Comentario


            • Carlos1983
              Carlos1983 comentado
              Editar un comentario
              Davdrak,
              Cuando he establecido una comparativa entre el respeto habido por el patrimonio en París y el negado respeto que tuvo el franquismo por el patrimonio de España, me refería en todo momento pensando en el siglo XX, el mismo momento y siglo, cuando el franquismo demolía palacios y suprimía la ornamentación arquitectónica en la Gran Vía de Madrid. Sí, concozco el Plan Haussmann Davdark y lo que supuso para el casco antiguo parisino, por eso he matizado que la comparativa que hacía con Francia me refería al pasado siglo XX, no al siglo XIX. Un cordial saludo!

            • boiler
              boiler comentado
              Editar un comentario
              Y que estamos de mediados del siglo XIX, no de la segunda mitad del XX...

          • Yo estoy totalmente de acuerdo en lo que dice el forero Carlos1983 ,

            solo decir que durante el franquismo (lo dice un antidictaduras), hubo arquitectos como Soto,Oiza,Fisac, que creo que no eran malos luego surgieron Higueras,Moneo,Corrales,Molezùn, de la Sota,

            Sambricio dice que en la busqueda de la arquitectura social que se dió en.los años 50 , no tiene paragón en cuanto a discusión arquitectónica, se buscó soluciones en.la arquitectura escandinava,alemana, estadounidense, japonesa, el Corbu,, yo no serè quien le.niegue su riqueza,

            a mi la idea urbanística de la arquitectura social de esos años me encanta,

            con ello no quiero parecer afín a nada, porque franquista precisamente no soy, pero no hay que tapar las cosas buenas en.cuanto a urbanismo y arquitectura,

            en cuanto a la destrucción patrimonial, totalmente de acuerdo, cafres ambiciosos de dinero, piratas del arte y la historia, luego son a los que se les llena la boca de "España", y hablan de "españoles de bièn",

            no hay que olvidar a Mendizabal el desamorticeitor,

            termino con el.offtopic:

            Fuente : urban idae



            ​​​​​​
            Última edición por Toninowilde; Hace 1 semana.
            El pobre no tiene derecho a arquitectura ; (Walter Gropius)

            Comentario


            • Carlos1983
              Carlos1983 comentado
              Editar un comentario
              Sarek,
              Lo que me preocuparía en una democracia en pleno 2019, es parecer afín a Franco y exonerar, disculpar o tapar la destrucción, corrupción y tropelías cometidas por una dictadura. Eso sí sería un tanto preocupante, cuanto menos...Sin comentarios. XD.

            • Carlos1983
              Carlos1983 comentado
              Editar un comentario
              Muchas gracias por tu opinión Toninowilde, creo que la maravillosa foto que has colgado, lo resume muy bien todo. Un saludo!

            • Sarek
              Sarek comentado
              Editar un comentario
              Carlos,
              A mí me preocupa, sin condicional, que en una democracia en pleno 2019 alguien tenga que disculparse por decir "la arquitectura social de los años 50 me encanta", no sea que le tachen de facha por no seguir la regla impuesta del Franco=dictadura=todo caca. Eso sí es, sin condicional, un tanto preocupante, cuanto menos.... Sin comentarios.

          • Qué gusto leer los mensajes de Carlos 1983, muchas gracias.

            Ahora, si bien estoy de acuerdo en que durante la dictadura no se pespetó el patrimonio histórico y artístico y que su defensa era mucho más complicada que en otros países de Europa, la destrucción del edificios históricos en la segunda mitad del siglo XX también afectó a países democráticos y con un nivel cultural claramente mayor que el que teníamos en España. Solo recordar que la Casa del Pueblo de Victor Horta fue demolida en Bruselas en 1965. Eso sí, tras numerosas protestas. O que buena parte de los edificios del XIX y principios del XX de Estocolmo desaparecieron en los años cincuenta y sesenta siendo sustituidos por otros racionalistas, que a pesar de tener una innegable calidad, no justifican una operación claramente especulativa.

            Y en París, que se ha mencionado en varias ocasiones, en los años sesenta hubo una propuesta para demoler gran parte del barrio de Le Marais, para mí el más bonito de la ciudad. Por fortuna, no se llevó a cabo, como aquí tampoco se hizo el Plan Malasaña. En nuestro caso, seguramente, por llegar cinco o diez años tarde. Ahora, el maravilloso Centro Pompidou en Le Marais, puede ser interpretado como ejemplo de revitalización de un barrio o como destrucción de su esencia, se levantó tras demoler varios edificios y tuvo en contra a numeros intelectuales como a Baudrillard. Creo que en este caso el resultado de la operación fue al menos notable.

            Y en cambio, la destrucción de Les Halles en París, en una fecha tan tardía como los sesenta/setenta, solo puede calificarse de lamentable. Dejó paso a un edificio de una evidente mediocridad que duró algo más de treinta años y que fue sustituido por otro, que siendo mejor, tampoco es ninguna maravilla (lástima que no se hiciese la propuesta de Rem Koolhaas). Al menos algún pabellón del antiguo mercado se salvó y fue trasladado a otra ubicación.

            Otro ejemplo de dura lucha en pro del patrimonio arquitectónico en países democráticos en los cincuenta y sesenta fue el de Jane Jacobs. A mí la parte de Nueva York que más me gusta es justo la que iba a ser destruida con la cosntrucción de una autopista absurda.

            Lo que creo que es innegable es que durante la dictadura, la sensibilidad a la hora de conservar el patrimonio histórico y artístico en Madrid no pasó por su mejor momento. Lo que toca es que ahora se recupere lo perdido, al menos en los edificios que se conservan. Los desaparecidos por completo, creo que no tiene mucho sentido resucitarlos, sobre todo cuando llevan tantos años muertos.

            Comentario


            • Carlos1983
              Carlos1983 comentado
              Editar un comentario
              Muchas gracias Gomiko, lo mismo puedo afirmar sobre tus comentarios y la rica información que aportas. Un saludo!

            • barbol
              barbol comentado
              Editar un comentario
              gromiko

              ¿Tienes controlado esto? ¿Dónde se puede ver?

              > Al menos algún pabellón del antiguo mercado se salvó y fue trasladado a otra ubicación.

            • gromiko
              gromiko comentado
              Editar un comentario
              "el pabellón número 8 que acogía el mercado de huevos y pollería, fue desmontado y reconstruido en su totalidad en Nogent-Sur-Marne, en la banlieue parisina. Esta nave fue rebautizada como Pabellón Baltard y está habilitada para acoger espectáculos y eventos públicos."

              https://vivirparis.wordpress.com/201...ma-les-halles/

              También hay los restos de otro pabellón en la ciudad japonesa de Yokohama, pero da pena verlos

              https://www.inspirock.com/japan/yoko...rd-a3466195857
              Última edición por gromiko; Hace 1 semana.

          Unconfigured Ad Widget

          Contraer
          Tabicando...
          X