Tienen el recurso de un acuerdo in extremis para poder venderlo electoralmente, pero con truco presupuestario; esto es, pasarle el marrón económico...